jueves, 24 de junio de 2010

Diversidad de opiniones. Diversidad cultural.

Habían pasado 21 horas desde el inicio del domingo y por el canal América Majul dio inicio a “La Cornisa”, programa televisivo periodístico, basado en entrevistas y el desarrollo de distintos informes. Luego de ser mostrados, éstos se debaten en el piso en conjunto con el invitado de la fecha, a quien se le permite hablar libremente. Dicho invitado suele ser opositor, detalle que no es casual. La selección que realiza el hombre, como sujeto pensante, ocurre debido a un contrato existente entre el medio y el televidente, ya que el programa muestra lo que el público quiere ver. Inseguridad. Tema de actualidad y crítico que está inmerso en la sociedad. Todos los medios hablan de inseguridad porque a pesar de no ser el único tema de real importancia si lo es en tendencia, debido a los hechos que se viven día a día. El programa conducido por Luis Majul trata con profundidad este tema, pero no solo desde que se dijo que es una sensación o desde que no se muestra otra cosa en los noticieros que asaltos y muertes; desde el 2009 es uno de los argumentos de dicha emisión televisiva. Comparar programas de ese año con emisiones del 2010 permitiría deducir que es uno de los hilos conductores al cual le dan mayor importancia. “La Cornisa” es unos de los programas que a pesar de variar a sus entrevistados e informes, domingo a domingo, se basa constantemente en las críticas que realiza a las decisiones del Gobierno. Efectúa desde diferentes puntos una queja persistente, exponiendo sus opiniones opositoras. Informes morbosos. Vocabulario excedido. El fin del programa es obtener la medición del rating planteado como meta. La sociedad está transitando una mutación fácilmente televisable. Cambios que abren puertas a las distintas formas de pensar dando como resultado la televisación de hechos que antes eran tabú, como las adicciones, el sexo y la pobreza. Delitos, exclusión, acceso a las drogas, deserción escolar, son marcas visibles de la sociedad actual, que por otra parte son noticia constantemente como si en el país no pasaran otras cosas. Cada medio de comunicación tiene una identidad particular, cada programa tiene rasgos y características propias que también lo diferencian. Son simples reglas del mercado mediante las cuales cada persona puede seleccionar libremente qué mirar. Donde la noticia se convierte en mercancía y el televidente en consumidor. Según el informe televisado el domingo 18 de abril por “La Cornisa”, sobre uno de los conventillos de La Boca, la pobreza, las drogas, los delitos y la muerte son un combo inseparable en donde la impunidad es inevitable. Este combo incluye gente que según dicho informe vive rodeada de precariedades y por debajo del nivel de pobreza. Majul propone mostrar explícitamente las fallas que el gobierno deja a la vista. Por lo que no queda claro si “La Cornisa” es un programa que se interesa por una realidad o si su fin solo es criticar al oficialismo. Si bien existen ideales que seguir en cada canal y en cada emisión, hay una diferencia entre informar y criticar. Claramente “La cornisa” no es solo un programa periodístico que busca informar hechos noticiosos sino que también tiene y muestra una política editorial que se supone esta oculta pero que en verdad se puede ver con claridad. La televisión propone en cierta forma una guerra, en donde gana quien tiene más combatientes. Cada persona elige su rol definiendo sus preferencias políticas y elecciones personales, convirtiéndose así en un combatiente más. Las cartas están sobre la mesa. La mercancía a la vista de cada uno. Es hora de elegir y principalmente de consumir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario